"A veces la vida es bien quién sabe cómo..."

FORSSA-FINLANDIA.

A dos horas de Helsinki está Forssa. Es una ciudad pequeña. Como que el tiempo se detuvo en los 40’s-50’s. En la carretera hay señalamientos de que hay venados y alces que la cruzan, así que tienes que manejar con precaución. Nos encontramos con parte de Los Charades en una gasolinera pero esta vez tocarán como una banda “tributo” a Los Ventures. El edificio donde tocaremos es totalmente 40’s pero su decoración interior es (chance) 60’s. Una señora rusa nos da de comer: albóndigas muy ricas con ensalada, algo de pan y agua. Me salgo a tomar unas fotos del lugar.

Probamos el audio (tocaremos al ras del suelo y sin amplificación extra, solo con el backline). Comienza a llegar el público: señores que seguramente fueron fans de The Ventures en los 60’s y sus esposas. Algúna pareja rockabilly joven y muchos ñores borrachotes. Mientras paso de un lugar a otro una señora me intercepta y me pregunta bien enojada “algo” y le pido que me hable en inglés. Me pregunta que a qué hora pensamos tocar porque ya son las 11 de la noche. Trato de explicarle que tocaremos hasta que nos digan los encargados del lugar. Se va emputadÍsima. Siempre me tocan estos personajes a mí… ¿por qué no a los demás?.

Se sube el tributo a Ventures y desfilan los hits, uno tras otro. La banda es buena pero algo tosca. Los ñores hacen guitarrita de aire. Algunas señoras bailan. La mayoría toma cerveza y licores. Pasan los temas y siguen llegando señoras finlandesas (algunas muy guapas y otras no tanto). Muchos se le quedan viendo a Crunchy por su tamaño y por su cabello chino. No lo ven en mal pedo… solo que se les hace muy extraño. Jajaja. Poco después, es nuestro turno. Ahora el Reverendo no nos repite cientos de veces que no toquemos rápido, ahora nos dice “Recuerden: no porque no bailen, quiere decir que no les está gustando…” Y a los 3 minutos nos vuelve a decir: “Por eso, ya les digo, si ven que no bailan…” Con eso inevitablemente en mente, salimos a tocar.

Desde que salimos del camerino se escuchan gritos de ñores borrachos. No se que dicen pero me imagino que algo como: “Miren! Miren! ¿Qué pedo?! ¡Qué pedo con esos gueyes!”. Las ñoras aplauden y comenzamos a tocar. Repentinamente, una… dos… tres ñoras… ¡¡¡se levantan a bailar twist!!!. Otras parejas las siguen. Y entonces soltamos una rola tras otra sin introducciones ni nada. Y eso se convierte en una pequeña-GRAN fiesta: tod@s borrach@s, risas, baile, buen audio; buena atmósfera, hasta atrás se quedan los ñores conocedores (como de 60 años, con playeras negras impecables que dicen “The Ventures”, bigotones y rudos) y hasta adelante bailan los demás. En medio del salón hay parejas y grupitos bebiendo y viendo a la banda y a los que bailan. En plena rola, se acercan los ebrios y te gritan: “Play “Misirlou”! Play “Misirlou”! a dos centímetros de tu cara. Después una ñora se acerca demasiado a Ramirez “Play Misirlou!” y dejamos de escuchar el bajo: Por alguna razón se le zafó o se desconectó. Pero no importa, el baile sigue. Hay aplausos. Yo estoy como en un buen cumpleaños. Tratando de hacer memoria en ese preciso momento, no recuerdo haber tocado para un púbLico de la edad de mis padres y que aparte… estuvieran bailando twist de poca madre. Además, muchos de nuestros más aguerridos detractores se revolcarían de gusto diciendo que tocamos para puro ruco pero… por otro lado… para mí… era como un sello más en el pasaporte de Lost Acapulco: Aprobados por los ñores y las ñoras fans del surf instrumental que saben bailar twist de poca madre… en FORSSA, FINLANDIA.

Ya pedas, las ñoras son re coquetas, pero hay que recordar que van con sus esposos. Acaba nuestro set y nos piden un encore. Tiramos “Zicatela” y “Rey de Tablistas”. Nos despedimos, nos aplauden muy amablemente y siempre con una sonrisa. Y ya de civil nos vamos al puesto de merchandising. Vendimos cd’s y playeras pero siempre me tocan los borrachos a mi. Por ejemplo, había un señor que me decía un chingo de cosas, bien pedo, traía un putazo en la frente, sangrando. Y me hablaba pero yo no le entendía. Y luego me decía más cosas hasta que en inglés me pregunto que idioma hablo. Le dije “Español e inglés un poco” y dice “yo hablo checheno, ingles, finlandés, italiano, alemán y ruso. Trabajé en la policía rusa”. ¡‘ta madre!. Y es de los que se veían amigables, ¿eh?. Luego, oooootro ebrio se me acercó y quería que le firmara un cd de la banda que tocó ANTES de Lost Acapulco. Y le explicaba que no era mi banda, ni mi disco. Y a huevo y a huevo y a huevo que se lo firmara. Una señora muy guapa (de pelo rojo y con playera biker) le decía en algún idioma que no mamara, que mejor comprara el cd de Lost Acapulco para que se lo firmara. ¿Y qué pasó? ¡¡¡Claro!!! EL EBRIO ME VOLVIÓ A PEDIR QUE LE FIRMARA UN CD ¡¡¡QUE NO ERA MIO!!!. La señora pronto se convirtió en nuestra traductora oficial de esa noche y nos ayudó a vender algunos discos y playeras.

Después, oootra señora ebria, más tímida pero simpatiquísima, se acerca y compra el cd. Me explica que se lo enviará a su hijo que está en la cárcel. Llora un poco. ¡Chale! ¿!¿!Y los demás Acapulcos dónde están?!?! Pero bueno, la señora fue muy amable y muy chida y con la cerveza pues se abrió a contarme algunas de sus ondas. Se llevó el cd, nos agradeció por tocar esa noche (¡Ah! Eso es muy de por acá. Te abrazan y te dicen “gracias por haber venido” pero ya hasta que terminas de tocar, pues. Antes es difícil que demuestren que una banda les late. Recuerden que estábamos con puros ñores onda el casting de “The Dirty Dozen”).

Un guey más joven con toda la pinta rockabilly nos dice que hubo poca gente porque también tocó otra banda instrumental cerca de ahí pero no sabía cuál. Es hora de regresar a Helsinki. La ñora de pelo rojo me pregunta por que regresamos a Helsinki si mañana tocamos en Turku. Me dice que es “estúpido” regresar hasta Helsinki y luego a Turku. Le pregunto que si me está proponiendo algo… y solo sonríe. Y le digo… porque si es así… no creo que quepamos los 5 en tu casa (4 músicos y la persona que condujo). Al decirle esto, se me acerca y me avienta y quién sabe qué dice en su idioma. Yo creo que fue algo como “no pinches mames” pero sonriendo. Me dice que nos veremos mañana en Turku y que llevará algunas amigas. Me dice algo de “custom”, “hot rods”, pero no le entiendo bien. Y se va. Y nosotros… de vuelta a Helsinki. Cuando llegamos… el sol ya está saliendo.


¿Tienes correspondencia? correo (@) elwarpig.com
Comments
  1. El pinche pollo |
  2. Andremanomano |
  3. Pablo_coyote |
  4. CaifaBass |
  5. Shinigami84 |
  6. deivid |
  7. Alejandro Rojas |
  8. Yassir Plata |
  9. Johansson |

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

"A veces la vida es bien quién sabe cómo..."