LA VIDA ES CORTA


Por cuestiones médicas tuve que ausentarme unos días de mi rutina y de lo que me gusta: la radio, la familia, mis perros.

Entre muchas cosas de índole médica que me han sucedido tuve que aislarme unos días por causa de un tratamiento por el cual no debo tener contacto con los humanos (¡gracias Dios!) y fue muy curioso. Me dijeron que serían de 3 a 5 días de aislamiento y por fortuna solo fueron dos. En un cuarto de hospital con canales de TV malos, comidas realmente gachas y solo eso. Por lo demás, pues uno aprende a estar solo al pasar los años. No me gusta estar solo pero si no hay opción puedo hacerlo sin bronca. ¿Ustedes?

Ahora, claro que es muy fácil jugarle al “solo” cuando sabes que dejarás de estarlo en unos días. Que tu familia estará ahí cuando salgas, tus perritos, tus [email protected] Estando aislado me enteré de la muerte de la madre de mis mejores amigos de la infancia. Chale.

Estando aislado… pude ver la lluvia sin mojarme desde un quinto piso. Leer “Las Fosa del Agua” de Lydiette Carrión (impactante y deprimente por el tema de la violencia y de no contar con una policía preparada/apta) y pude dormir hasta muy tarde… pensando pendejadas.

Y es en esos momentos que algunas cosas que te parecían importantes… dejan de serlo y se suben al podio de la importancia OTRAS ondas que SÍ SON IMPORTANTES. Piensen en lo más pendejo que los hace enojar… desnúdenlo y vean lo pendejo que es enojarse POR ESO y lo pendejo que es uno por enojarse por eso. Deja de tener importancia o al menos de tener tanta.

Una mañana desperté, me harté de estar acostado y al tratar de quitarme las cobijas únicamente con las piernas me dio un calambre mega-cabrón en una pantorrilla y grité. De esos gritos que son de dolor pero también de risa porque de estar completamente dormido y tranquilo súbitamente sentí un dolor cómo hace años que no sentía y me retorcía en la cama sin poder mitigarlo.

Pensaba en estirar la pierna y doblar la punta del pie hacia mi. Apenas y pude hacerlo. Luego, pensé que si las enfermeras escuchaban mis gritos iban a pensar que era una emergencia y llegarían a ponerme agujas y madres. Así que aguanté como los machos hasta que el pinche calambre pasó. Incluso traté de disfrutarlo pues no es algo grave: SABES QUE VA A TERMINAR de un momento a otro.

La vida es corta, morros. La de un calambre, la de una madre, la nuestra. Disfrutémosla.

Les dejo un video:

Y algunas fotos:

  • Cada persona es responsable de lo escrito en su comentario incluyendo la información personal que proveea y/o los temas que discuta.
    ¿Tienes correspondencia? correo (@) elwarpig.com
Tags:

Tal vez te interese...

9 Comments

  • Valeria Altamirano
    October 14, 2018 at 10:33 am

    Simplemente gracias por este post.
    Un abrazo.

  • Sandy Medrano
    October 14, 2018 at 11:00 am

    Me gusto, gracias por compartir, deseo que todo vaya mejorando par ti, retomando tu comentario de que los momentos de la vida, son esos momentos a veces tan pasajeros como un calambre y que hay que aprender a disfrutar cada uno.
    Eso dicen los que saben y eso siento yo.

  • Rodrigo
    October 14, 2018 at 11:58 am

    Lo malo no es estar solo sino sentirse solo, saludos War y que te mejores.

  • Dr. Feelgood
    October 14, 2018 at 9:04 pm

    Cuando aprendes a dejar de preocuparte por pendejadas, tú vida mejora notablemente.
    Yo lo aprendí a la mala =/

  • Fanny
    October 14, 2018 at 10:00 pm

    Gracias War, pronta recuperación

  • Gerardo Briseño
    October 15, 2018 at 9:17 am

    Muy buen Post puras verdades,,, recuperate pronto War, tanta falta nos haces en la radio, !!!

  • WARpig
    October 15, 2018 at 11:52 am

    GRACIAS A [email protected] LOS ESPERO EN #SALVAMERADIO O DONDE NOS TOPEMOS.
    GRACIAS, NETA.

  • Jercho
    October 17, 2018 at 7:17 pm

    Excelente reflexión, y efectivamente, la vida es corta y debemos vivirla como mejor creamos, no quedarnos con el “hubiera”, saludos.

  • P4nd4
    November 13, 2018 at 11:49 pm

    Atinado…

LEAVE A COMMENT

EL-WARPIG-AVISO-BANNER-V2